10.1.11

Un católico y la Justificación por la fe (10)

Ayer creo que fuí suficientemente claro hablando sobre el "Obispo de Roma".

Hoy sin embargo quiero decir algunas cosas que lo mismo ofenden a algunos de mis hermanos: creo que el Señor ama profundamente a la iglesia católica, que tiene un plan para con ellos, estoy convencido que muchos de sus miembros aman, buscan y anhelan servir y seguir a nuestro Señor Jesucristo.

Creo que el movimiento que derivo en la "Renovación Carismática Católica" fué fruto de un genuino mover del Espíritu Santo, bien cierto es que Él puede ser constristado, y que nosotros podemos ser impedimento para lo que Él quiere hacer.

Dicho eso, os dire que me siento mucho más cercano a algunas de las cosas que les he oido a ellos, que a muchísima de la basura que hoy en día se oye en muchos púlpitos "cristianos": prosperidad, superfe, falsos movimientos apóstolicos, codicia, etc, etc.

Hoy os quería compartir algo de Rainiero Cantalamessa, tampoco sospechoso pues es ni más ni menos que el predicador de la Casa Pontificia:
"En 1980 fue nombrado Predicador de la Casa Pontificia. En fuerza de esto oficio en todos estos años ha predicado cada semana en Cuaresma y en Adviento a la presencia del Papa de los Cardenales y Obispos de la Curia Romana y de los Superiores de las ordenes religiosas."
Él personalmente cuenta como recibió el bautismo del Espíritu Santo en una convención en Kansas en 1977, donde la mitad erán católicos, la otra mitad pentecostales y de otras muchas denominaciones cristianas, ese encuentro marcó su vida. No tiene desperdicio (link en inglés).

Os hablo de él porque una de los ejes centrales de la Reforma y de la predicación de Lutero, que desde luego mantenemos los cristianos, es la "justificación por la fe", sin duda fue de los grandes cismas tradicionales entre católicos y reformados, hoy ya superado oficialmente.
Pues bien uno de los discursos más sólidos y brillantes que he leido nunca sobre la justificación por la fe es precisamente de Cantalamessa, si bien hay dos o tres aspectos en los que no puedo estar de acuerdo, el eje de la argumentación es sencillante formidable y digno de leerse. Os dejo un extracto para animaros en su lectura, y a continuación el link completo:
"(...) Aquí está la novedad que distingue a la religión cristiana de cualquiera. Cualquier otra religión traza al hombre un camino de salvación, mediante observancias prácticas o especulaciones intelectuales, prometiéndole, como premio final, la salvación o la iluminación, pero dejándole sustancialmente solo en la realización de tal tarea. El cristianismo no comienza por lo que el hombre debe hacer para salvarse, sino con lo que Dios ha hecho para salvarle. El orden es al revés.

Es verdad que amar a Dios con todo el corazón es «el primer y mayor de los mandamientos», pero el de los mandamientos no es el primer orden, es el segundo. Antes del orden de los mandamientos está el orden del don, de la gracia. ¡El cristianismo es la religión de la gracia! Si no se tiene en cuenta esto el diálogo interreligioso no podrá más que generar confusión y dudas en el corazón de muchos cristianos. (...)"
La Justicía que deriva de la fe en Cristo (Rainiero Cantalamessa) [Link]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada