15.1.11

La ley de Cristo (15)

Los jueves en mi iglesia se ve un capítulo de la Biblia, estamos con Gálatas, el último capítulo. Es hermoso ir estudiando la Palabra así.
Mi hermana Joy compartió sobre este pasaje:
"Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.
Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.
Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña." Gálatas 6:1-3

Esa es "la ley de Cristo", y cuan poco la practicamos.

Ella decía, algo que llamó mi atención, y me dejó pensando en ello:
El termino que se emplea cuando se dice "restaurad" es el mismo que se usa cuando se habla de "reparar" las redes de pesca... hay profundidad en eso.
Restaurarnos unos a otros de la misma forma que se reparan las redes después de la jornada de pesca, pues cuan díficil es "pescar" con una red llena de agujeros, y en algún sentido, cuando no estamos cumpliendo la "ley de Cristo", cuando no resturamos con mansedumbre a nuestro hermano que ha caido, cuando no nos consideramos a nosotros que tampoco estamos libres de ser tentados y caer, cuando no hacemos eso, nuestra red se llena de agujeros, para luego sorprendernos por la falta de pesca.

Yo, que pasé los veranos de mi infancia en el mediterraneo, tengo esa imagen de los pesacadores al sol de la tarde, "restaurando" sus redes, pero por si tú no lo tienes, una hermosa imagen que guarde hace tiempo no se dónde, piensa en ello:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada