1.4.09

Hombres sin esperanza - Juan Manuel de Prada


Esta causa no es otra que la aceptación de un dualismo que divide la realidad en dos planos, uno natural y otro sobrenatural. La aceptación de este dualismo, que es una capitulación gravísima de la fe, fue condenada por Santo Tomás, en su polémica con Siger de Brabante, quien afirmó que existen dos verdades contrapuestas (la verdad sobre el mundo sobrenatural y la verdad sobre el mundo natural) y que nuestra cabeza puede dividirse en dos; de tal modo que, con una parte de la cabeza, el hombre puede creer a pies juntillas en la intervención de lo sobrenatural y con otra descreer absolutamente. O, expresado de forma más expeditiva, que un creyente puede hacer profesión de fe y, a la vez, adentrarse en el conocimiento de la realidad prescindiendo de esa fe.

Muy bueno, de lectura obligatoria

Posted via web from jaaziel's posterous

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada