9.3.11

"Mi Evangelio" 70

El otro día escribía sobre "¿Soy el Evangelio?" a raiz de una cierta polémica sobre si "somos el Evangelio", que por lo visto surge sobre algo anunciado por Rob Bell, y que ayer Lenin me aclaraba un poco más el origen la controversia  origen (Gracias!)

El caso es que mi hermano Anyul, me decía que sí, y lo apoyaba en Romanos 10:14
"¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?"
El caso es que me dejó como estaba, y no se me ocurre como este versículo puede justificar que "yo soy el Evangelio", esperaré a la "entrada larga", que los 140 caracteres del twitter no permiten muchas explicaciones :-)

Lo cierto que este nuevo retruécano lingüístico-teológico se me escapa [retruécano: equívoco, juego de palabras].

Ya comenté algunas de las razones.
Pero aún dándole vueltas:
1. ¿No nos parece suficiente ser "embajadores"? El termino que usa Pablo, "embajador en cadenas", [Embajador: Persona que representa un Reino extranjero ante otro gobierno, Persona que representa a otra y lleva un mensaje de ésta a una tercera]
2. ¿Tampoco nos conviene "Heraldo"? como Pablo también se autodenomina (2 Tim. 4:6-8) [Heraldo: mensajero, anunciador]
Pero aún más profundo, nosotros hacemos nuestro el Evangelio, y me parece hermoso ese "mi Evangelio", en la medida en que es Cristo viviendo en nosotros, Cristo el centro de nuestra predicación.
Pablo en numerosas ocasiones habla de "mi Evangelio":
   - "El Dios eterno ocultó su misterio durante largos siglos, pero ahora lo ha revelado por medio de los escritos proféticos, según su propio mandato, para que todas las naciones obedezcan a la fe. ¡Al que pude fortalecerlos a ustedes conforme a mi evangelio y a la predicación acerca de Jesucristo" Rom. 16:25
   - "Considera lo que digo; y el Señor te dé entendimiento en todo. Acuérdate que Jesucristo, el cual fue de la simiente de David, resucitó de los muertos conforme a mi evangelio" 2 Tim. 2:7-8 
   - En el día que juzgará el Señor lo encubierto de los hombres, conforme a mi evangelio, por Jesucristo" Rom. 2:16
Definitivamente nosotros somos siervos de la Justicia, pero no somos la Justicia. Somos ministros de Reconcialiación, pero no la Reconciliación. Somos heraldos, mensajeros, embajadores de la Verdad, del el Camino, de la Vida. Pero sólo Cristo es el Camino, la Verdad y la Vida.

Más que en cuestiones semánticas, también como Pablo, debiéramos vivir en la preocupación "Sin embargo, cuando predico el evangelio, no tengo de que enorgullecerme, ya que estoy bajo la obligación de hacerlo. ¡Ay de mí si no predico el evangelio!" 1 Cor. 9:16

5 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. No creo que se pueda expresar mejor.

    Gracias a Dios por tu vida y por tus teclado:)

    ResponderEliminar
  2. Gracias Tania.
    Gracias Lenin a ti por pasarte por esta "tu casa".
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  3. Hola Jaaziel, te he leído en Sujetos y he decidido darme una vueltita por aquí.


    Lo que es innegable es que el tipo sabe llamar la atención, ahora todo el mundo está esperando la publicación del libro para alabarlo o rechazarlo con la misma intensidad.

    Pues eso, a esperar!

    Blessings!

    :D

    ResponderEliminar
  4. Renton,
    Que bueno verte por aquí! :-)
    Sí, creo que algunos hermanos ya tienen el libro... lo cierto es que tengo una lista larga de cosas que leer antes :-)
    Un abrazo

    ResponderEliminar