23.8.09

De la mano

Están siendo unos días realmente hermosos. Desde que llegamos llevamos diez jornadas de un sol radiante, ni una nube en el marco de el cielo en un prodigioso azul mediterraneo.

 Mi hijo tiene 9 años, casi 10. Estoy disfrutando y riendome tanto con él!

 Esta mañana veníamos caminando a la playa, cogidos de la mano, y pensaba con tristeza que no pasará mucho hasta que no quiera ir así por la calle, que "ya será mayor para eso"... y en ese momento he deseado que el tiempo se parará, que no avanzará el sol en el cielo como en la batalla de Josué.

 Luego me he puesto a pensar las veces que seguramente pensando que "eramos mayores" nos hemos soltado de la mano del Padre ¿Se habrá sentido Él alguna vez como yo está mañana? Seguramente... Esa certeza dolorosa de que nos soltaríamos, de que nos lastimaríamos.

 Pero mi Padre por ese amor que si lo tuviéramos por un instante en nuestros corazones se derretirían como cera, atravesó el abismo de la muerte, la derribo para siempre, la derroto, sorbida en victoría a través de lo más precioso y preciado: su Hijo, mi Señor y mi Salvador Jesucristo, a Él sea la Gloria por los siglos. Y todo para volver a caminar de la mano conmigo, como al principio, para siempre. Amén.

 Foto: mi hijo en "nuestra playita" en el atardecer de un glorioso 21 de agosto del 2009

Posted via email from jaaziel's posterous

1 comentario:

  1. Anónimo6:28 p. m.

    Maravilloso,me hiciste llorar....disfruta de tu
    peque...se hacen mayores tan rapido q no nos damos cuenta.

    ResponderEliminar