1.1.08

La llamada de África

El Señor ha querido que nos despertemos en este año nuevo con una noticia atroz, 30 hermanos han sido quemados vivos en una iglesia de Kenia de Asambleas de Dios.

Muchas cosas se estan moviendo en África, en Kenia por ejemplo, casi un tercio de la población son cristianos renovados. Allí confrontan directamente contra leyes que quieren imponer la sharia (la "justicia" islámica) en tribunales particulares, y luchan contra el "hombre fuerte" de la miseria y el horror que han sumido ese continente durante siglos en la desesperanza y la tragedia.

Pero las cosas estan cambiendo, el Evangelio del Reino esta siendo predicado, y se extiende - según su naturaleza - como un fuego que consume y transforma los corazones.
China y Occidente están tomando posiciones, África es el "granero" de las materias primas que el mundo "civilizado" necesita para preservar su pantagruélico sistema.

Se de primera mano, lo que el Señor esta haciendo allí a través de nuestros hermanos. Hoy mismo me ha telefoneado ("casualidades") mi tio Roberto, que dirige Alfalit, y me ha estado contando de los frutos increibles y los planes de alfabetización en Mozambique, Angola, Liberia. Me contaba también maravillado las puertas que el Señor esta abriendo de una forma sobrenatural.

Sé que mi querido Jony, y algunos de sus compañeros que estudian en el seminario estan sintiendo esa "llamada de África" que vienen del corazón del Señor.

Y creo que el Señor nos esta llamando, no solo a salvar niños desnutridos, sino a la gloriosa tarea de edificar el Reino de los Cielos.

Como acabamos de ver, el Señor nos quiere clamando por África y nuestros hermanos; la llama ya ha sido puesta en alto, allí donde no se puede ocultar más, y se resplandor se ha visto en todo el mundo. El Señor nos halle dignos y nos fortalezca para tomar el testigo, en la certeza de que la "gran nube de testigos" observa y aguarda.
"Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos." Apocalipsis 6:9-11

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada