4.11.07

Cristianos y Piratas (I)


Nostalgia, Subida por A n ı L.

Debe ser que uno se hace viejo.
Tengo 40 años, y recuerdo aquellas "teclas mágicas": 'play' y 'record', se presionaban a la vez y te permitia grabar una canción de la radio, un disco -sí, de vinilo- que le ibas a regalar en una cassete a un amigo o familiar.

Recuerdo tardes con amigos, grabando y poniendo en común aquel increíble "Crisis ¿What crisis?" de Supertramp, o deslumbrados mientras la aguja se deslizaba sobre la "Bohemian Rapsody" de aquella mítica Queen.

Y lo cierto es que no lo hacíamos con el temor de que la policía derribara la puerta, o un juez nos condenara a pagar una fortuna el resto de nuestra vida, pues no teníamos percepción alguna de estar haciendo algo malo. De hecho los tocadiscos y las radios venian con su reproductor-grabador de cassetes, y las compañías de discos eran un negocio boyante.

Mucho han cambiado las cosas. Y no me cabe duda de que el motor de ese cambio ha sido básicamente la codicia. Las compañías de discos se hicieron más y más grandes hasta convertirse en pantagruélicas multinacionales, que miraban, por encima de cualquier otra cosa, la cuenta de resultados.
A ellos se unieron, las grandes compañías de medios (mass media), que una vez adquiridos los derechos de muchísimas obras, contribuyeron al desarrollo de poderosos lobbys que han empujado agresivamente para ampliar la cobertura de los derechos de autor, actualmente en cerca de 100 años.

La industria discográfica ha venido ignorando absolutamente la música cristiana durante lustros. Para grabar un disco cristiano -especialmente en español- había que ser prácticamente un "héroe" (conozco y admiro a unos cuantos) y estar dispuesto que el empeño te costará una buena suma de dinero de tu propio maltrecho bolsillo.
Que alegría saber que alguna congregación se cantaban alguno de los temas que, con tanto esfuerzo, habían visto la luz. Que gozo ser invitado por alguna iglesia para compartir los temas que el Señor había traído a los corazones para su Pueblo.

Pero las cosas han cambiado, el "nicho" cristiano (triste nombre) ha crecido exponencialmente. Y ya somos interesantes como "mercado" (más triste aún).

(continuará)

13 comentarios:

  1. Cuanta razon.
    Ademas mientras el nicho cristiano aumenta el talento cristiano baja y no se perfecciona.
    O sea que es mas triste aun la malisima calidad de la llamada "musica cristiana".

    Otroo tema:
    Te soy sincera: Luego de oir a algunos "hijitos del Señor de los desafinados", vuelvo a Supertramp y a Queen, que el Señor también reparte talentos sin mirar a quien.

    ResponderEliminar
  2. Jaaziel, Sí, eran otros tiempos...!
    Un poco mas rudimentarios, pero si se disfrutaban... No pude dejar de identificarme contigo.
    Yo me pasaba algunas noches grabando de la radio las canciones de algunos rockeros pesados en su tiempo y que ahora parecen showmans Iron Maiden, AC/DC, Judas Priest y por supuesto Queen.
    En sí, no extraño la musica, sino esos buenos momentos de relax semi-onírico.
    BUeno, en el mundo de los vivos, tienes razón, en ese tiempo era casi imposible imaginar algo como la piratería, aunque en poco tiempo
    los mexicanos actuaron rapido y empezaron con la pirateria de casettes y vhs. Iguak que hoy podias conseguir lo que quisieras pero en analogico.
    Te sigo...

    ResponderEliminar
  3. Saludos hermano! DTB

    Rato que no venía por estos lados

    Es cierto, yo era un afiebrado de andar grabando cuando existían los LPs, luego con el VHS (aún tengo cintas por ahí e incluso hay documentales que quiero pasar a DVD), y luego los CD y los que mencioné. Pero ya menos por las ocupaciones, aunque a veces me prestan cosas y las grabo al PC. Lo que si tengo ganas de hacer es pasar mis KCT cristianos a CD pa no perderlos.

    Es cierto, antes cuando un cristiano grababa era casi bajado del cielo, ahora hay un marketing tremendo detrás de eso. Hace unos años ví en Ocurrió Así una entrevista que le hacían a Marcos Witt por un fenómeno curioso que estaba pasando con sus discos, eran más los no creyentes que compraban que los hermanos.

    Cristo también habló de esto, advertía sobre la fama y el reconocimiento, incluso lo dijo algo fuerte "Ay de vosotros..."

    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Ah los tiempos de cinta magnética y vinil!
    ¡Esos tiempos que no volverán porque yácen enrollados en el carrete del tiempo y el viníl de los recuerdos!
    Por lo demás,Gracias a Dios por aquellos que se esfuerzan honestamente por volver la música a su creacíon original.

    ResponderEliminar
  5. ¿Nicho cristiano??? Yo creo que esa categoría ya ha sido rebasada y, como dices, el negocio tiene muuucha proyección.

    En fin. Esperaré tus siguientes aportes sobre el tema.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  6. Este negocio ha crecido tanto y se ha hecho tan poderoso que ha hecho del copyright un monstruo, y de la cultura un mal menor. Espero esa segunda parte.

    ResponderEliminar
  7. Me preocupa la perversión a la que hemos llegado con el tema de los derechos de autor. Es razonable que el autor pueda vivir de su obra, como el obrero, o el profesor lo hacen, pero ¿en qué medida el autor de una canción puede atribuirse su autoría? Esa obra es fruto de su educación, de sus relaciones, de la síntesis de otras obras, y como no, de un toque de genialidad propia. El autor puede dar porque antes ha recibido mucho. ¿Realmente tiene tantos derechos sobre la obra?

    Si además vemos el panorama de la industria discográfica, da pena. En España, como en tantos países, pagamos un canon por comprar cualquier soporte de grabación de datos, un canon que supuestamente va a compensar las pérdidas por piratería. ¿Es que nadie se da cuenta de que esto es una práctica propia de las mafias?

    El tema es más preocupante cuando se trata de música cristiana. Seguro que a ti también te ha pasado, que escuchando una canción se te ha puesto la carne de gallina, te has emocionado, has sentido crecer tu fe, o el impulso del amor de Dios, y has deseado que todo el mundo pudiera senitr lo mismo, has querido regalársela a un amigo. ¿El hecho de copiarle el CD o la canción te convierte en un pirata sin escrúpulos, en un terrorista de los derechos de autor? ¿No dijo Jesús?, “Dad gratis lo que gratis recibisteis”, ¿No es el evangelio lámpara para ser puesta en lo alto y que alumbre y no para ser guardada bajo la cama?

    Grupos como Brotes de olivo, con quiénes estoy en deuda de amor por el bien que me han hecho sus canciones, han distribuido sin ningún tipo de restricción su música. ¿Les ha faltado pan para vivir alguna vez? Su estilo de vida recuerda al de las primeras comunidades cristianas que lo ponían todo en común. Y otros muchos grupos o autores han ido teniendo iniciativas similares. La música que anuncia la Buena Nueva del Señor no puede estar atrapada por el restrictivo copyright.

    ResponderEliminar
  8. Los tiempos del "cassette"...je je.

    Me uno a lo que expuso Monja G., entre más crece ese "mercado cristiano" o "nicho" más y más baja la calidad. Me da tristeza ver la pobreza musical del mundo protestante, actualmente.

    ¡Bendiciones!

    ResponderEliminar
  9. Le vino la nostalgia, hermano en cristo.

    ResponderEliminar
  10. Proferay5:00 a. m.

    Hola, en miblog he puesto algunas canciones (no he encontrado todas lamentablemente) de Luis Alfredo Díaz, recogidas desde Youtube.
    Creo que existen seres que saben afinar, transmitir la vida de Cristo.
    Sus letras lo delatan como un buen poeta. Canciones como "Himno", "Baja a Dios de las nubes", "Tan cerca de tí", entre otros, han sido cantados por muchos años en la iglesia evangélica.
    No es el único, lo sé. Existen otros que también poseen excelencia en su alabanza.
    No quiero referirme a la línea de los "exitosos" que sacan cuatro discos al año aprovechando su posicionamiento en el mercado...
    Gracias por tu texto, me hizo recordar muchas cosas. Quizá si tenga tiempo subiré en breve a mi sitio las canciones que te comenté... Ah! Las pasé de la cassettera a MP3 por medio de un cable...
    En el Señor también existe la nostalgia, pero se trata de un sano recuerdo de las cosas que nos han marcado a fuego.
    Te mando un abrazo,
    Raimundo
    Mensaje de Fuego .Org

    ResponderEliminar
  11. Anónimo12:58 a. m.

    bueno soy muy jovencita comparandome con ustedes , pero yo tambien tenia casettes que ya los habian copiado tanto que no sabiamos ni el nombre del artista,solo lo escuchabamos nos gustaba y en casa de un hermano que tuviera radio grabadora , chass.
    Pasaba a saludar al SUPER SIERVO =).
    Ya pasó noviembre ahora esta pendiente tu visita para el campamento HOME 2008.
    Que Dios te aplaste de bendiciones!!.
    Att. ANONIMA EUNICE ALMONTE.

    ResponderEliminar
  12. Hola !! ahora no se como esto funciona , no tengo cuenta blogger.

    ResponderEliminar
  13. Halo, amigo!
    El día 17 es un día de solidadridad con Flavia. La niña en coma hace 11 años.
    Gracias por tu colaboración

    ResponderEliminar