8.1.06

Didaché

También conocido como “Doctrina de los doce Apóstoles” o “Los dos caminos”, La “Didaché” es un libro compendio de enseñanzas de los Apóstoles, que tuvo una gran difusión y preeminencia entre los cristianos del primer siglo y siguientes. Fue escrito en el mismo S. I DC., y muchos de los primeros padres lo mencionan y citan: Orígenes, Clemente de Alejandría, Eusebio, Atanasio, también es citado en la “Epístola del Pseudo-Bernabé”, así como en “Doctrina Apostolorum”.
La Enciclopedia Católica, hablando de el Canon del Antiguo Testamento en siglos Cuarto y Quinto, dice y cito textual:

“(…)San Atanasio, el vigilante pastor de ese rebaño, queriendo proteger a éste de influencias perniciosas, elaboró un catálogo de libros señalando en él los valores que se le habían de dar a cada uno. Primero, el canon estricto y fuente autorizada de verdad es el Antiguo Testamento judío, excluido el libro de Ester. Hay, además, ciertos libros a los que los Padres señalaron como fuente de edificación e instrucción para los catecúmenos. Ellos son: la Sabiduría de Salomón, la Sabiduría de Sirac (Eclesiástico), Ester, Judit, Tobías, el Didaché o Doctrina de los Apóstoles y el Pastor de Hermas. Todos los demás son apócrifos e invenciones de los herejes (Epístola Festal, para 367).
Enciclopedia Católica


¿Por qué es importante?
La Didaché nos da una visión de cómo se comportaban los primeros cristianos, cuales eran las enseñanzas originales de los apóstoles, y trae indicaciones precisas sobre: eucaristía, bautismo, ayuno, oración, disciplina, organización, así como sobre los profetas y predicadores itinerantes, sus normas, y las formas de reconocer a los falsos profetas.

¿Qué pasó con la Didaché?
Se “perdió”… bueno eso o alguien la “perdió”. Hay quien sugiere que una iglesia cada vez mas acomodada a las mieles del Imperio Romano, y el poder político, no estaba interesada en aquella norma de integridad cristiana que predicaba la Didaché. Sea como fuere el Libro se perdió durante siglos.
En 1843, el Arzobispo Ortodoxo de Nicodemia, Philotheos Bryennios, encuentra providencialmente en un monasterio de Constantinopla un manuscrito de 1056 DC de la Didaché, una posterior comparación con las citas primitivas que se conservaban, demuestran su autenticidad. Después han aparecido copias coptas y etíopes, donde si entro en el Canon del Nuevo Testamento, que lo verifican.


Conclusión

La Didaché concluye con advertencias de estar vigilantes ante la inminente segunda venida de Cristo. Estamos llamados por la Palabra del Señor a “examinarlo todo, y quedarnos con lo bueno” (1 Tes. 5.21), contamos para ello con la ayuda del Espíritu Santo que el mismo Señor, nos prometió que “nos guiará a toda Verdad” (Jn. 16.13), te invito, en el amor del Señor, a que lo examines.


AMPLIA INFORMACIÓN:


“Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía.
Porque nada hay encubierto, que no haya de descubrirse; ni oculto, que no haya de saberse. Por tanto, todo lo que habéis dicho en tinieblas, a la luz se oirá; y lo que habéis hablado al oído en los aposentos, se proclamará en las azoteas.” Lucas 12.1-3

Y vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca; porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre. Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.” Efesios 2.17-22

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada