25.2.05

El derecho de ser escuchado

“Antes siquiera que influenciemos el corazón de una generación, debemos ganar primero el derecho a ser escuchados” Terry Crist.
Y no ganaremos “nuestro derecho” con “palabras”, la gente esta cansada de palabras, esta cansada de charlatanes

“Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.” Mateo 5.14-16

“Haz que los demás deseen lo que tu tienes.” Anónimo
No conozco mejor método de evangelismo, o como decía Francisco de Asis: “Habla siempre del amor de Dios, y si es necesario, usa palabras”
Y si es por “palabras”, os aseguro que mi espíritu está como el del joven Eliu, cuando se justificaba para contestar a Job:
“Por eso yo también responderé mi parte; también yo declararé mi juicio- Porque lleno estoy de de palabras, y me apremia el espíritu dentro de mí ser. De cierto mi alma está como el vino que no tiene respiradero, y se rompe como odres nuevos, Hablaré, pues, y respiraré; abriré mis labios, y responderé. No haré ahora acepción de personas, ni usaré con hombres de lisonjeros títulos. Porque no sé hablar lisonjas: de otra manera, en breve mi Hacedor me consuma” Job 32.18-22

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada